Subjetividad y cultura

“Freud enfermo”. Llamando a las cosas por su nombre

Download PDF

Mario Campuzano

Jürg Kollbrunner, Freud enfermo, (2001), Herder, Barcelona, 2002.

La contratapa del libro nos informa: Sigmund Freud destruyó obstinadamente toda documentación acerca de su vida privada, e intentó una y otra vez borrar aquellos rastros que pudiesen cuestionarla; también instó a sus seguidores a que le identificaran solamente con su existencia pública. Esa distorsión de la imagen real de Freud puede reconocerse de la forma más nítida en el tabú que se erigió en torno a su enfermedad cancerosa y que, hasta el momento, nadie se había atrevido a tocar: entre otras enfermedades a lo largo de su vida, Freud sufrió un cáncer mandibular durante 16 años. Desde una perspectiva actual parece extraño que ni él, ni sus contemporáneos, ni sus biógrafos después, interpretaran psicobiográficamente estos hechos y los situaran en el contexto de la historia de su vida.

El psicosomatista Jürg Kollbrunnner es el primero en llamar a las cosas por su nombre y en buscar respuestas sobre el significado que la enfermedad tuvo en la vida de Freud. El autor es psicólogo clínico y psicoterapeuta de orientación analítica y trabaja en la Clínica Universitaria para enfermedades de garganta, nariz y oídos, y de cirugía del cuello y mandíbula, en la ciudad de Berna, Suiza.

En el trabajo conjunto de cirujanos y psicólogos fue apareciendo como interrogante la razón por la cual algunos de los pacientes parecían soportar relativamente bien los grandes cambios producidos por la enfermedad y la cirugía, mientras que otros tenían por largo tiempo dificultades en aceptar tales cambios. Se decían: Si entendiésemos mejor las razones de tal diferencia, estaríamos en condiciones de brindar un apoyo psicosocial más preciso y, tal vez, hasta de identificar, antes de una operación otorrinolaringológica mayor, a aquellos pacientes para quienes esa operación implica una sobreexigencia.

Freud era un caso histórico en ese rango de intervenciones quirúrgicas mayores y, así, el autor fue investigando paralelamente el comportamiento de los casos actuales de la clínica universitaria y recopilando material bibliográfico sobre el caso de Freud. La resultante es este libro donde se entrelazan los objetivos de si el estudio de la enfermedad de Freud podría dar orientaciones para la comprensión de los enfermos de cáncer actuales o, si estos enfermos de hoy podrían brindar orientaciones para comprender la enfermedad de cáncer de Freud y hasta para modificar la comprensión de algunos aspectos del psicoanálisis.

Destaca el autor: que Jones haya escrito que Freud, hasta sus sesenta años, nunca estuvo seriamente enfermo, constituye un colosal intento de hacer pasar el tema como intrascendente. Y enlista una larga serie de enfermedades. También destaca el punto de vista contrario: Markus considera que Freud estuvo en un estado enfermizo prácticamente durante toda su vida. Por supuesto, eso también es exagerado, pues dos razones contribuyen a que el cuadro enfermizo de Freud parezca más llamativo que el de otras personas: él se acostumbró a observarse a sí mismo en forma muy precisa y, en su correspondencia personal, tuvo también la confianza de hacer frecuente referencia a su estado de salud corporal.

Una tabla, que anexamos a continuación, muestra muchos de los problemas que Freud tuvo. Para orientación biográfica se indican en la lista algunos otros importantes acontecimientos de su vida, sin que con ello se quiera afirmar la existencia de un vínculo causal directo o indirecto entre dichos acontecimientos y las dolencias.

 La enfermedad de cáncer se descubrió en 1923 y persistió hasta su muerte en 1939. Tuvo varias intervenciones de cuya extensión pueden dar idea los gráficos anexos. Tan grande fue la resección realizada que tuvo que ser cubierta con diversas prótesis que le dificultaban el comer y el hablar. En algunas temporadas su voz se volvió muy poco intelegible. La gravedad del problema era tal que se calcula que entre 1923 y 1928 Freud debió de consultar más de 350 veces a su primer cirujano, el Dr. Pichler.

Un libro interesante con una acuciosa investigación biográfica sobre estos aspectos de Freud poco conocidos que incluye las correspondientes discusiones en torno a la perspectiva del autor sobre la psicosomática ¨

                                                                           


Buscador

Números anteriores

  • No 32 Marzo 2017
  • No 31 Mayo 2016
  • No 30 Marzo 2015
  • Colabora con nosotros

    Subjetividad y Cultura acepta colaboraciones para sus diversas secciones: artículos, notas clínicas, comunicaciones breves, reseñas y comentarios de libros y películas, así como cartas de interés relacionados con el estudio de la subjetividad, la teoría y práctica del psicoanálisis, individual y grupal, en cualquiera de sus variantes y aplicaciones, especialmente si se correlacionan con el ámbito cultural y sociohistórico.



    Conoce los lineamientos dando clic aquí

    contacto@subjetividadycultura.org.mx

    Directorio

    Conoce nuestro directorio aquí